Logo Univalle
Consultar en la BibliotecaTeléfonos de las FacultadesBuscar en Univalle Portal de la Universidad del Valle
 
Facultades y Dependencias / Facultad de Humanidades
Departamento de Historia                                                                 

Inicio Acerca del
Departamento
Programas
Académicos
Profesores Grupos
de Investigación
Publicaciones Comunidad

   


 


Colección Historia y Espacio


Espacio y poblamiento en la ladera suroccidental de Cali: Sector Siloé, décadas 1910 - 2010. (ene. 2016). Apolinar Ruiz López.

La ciudad de Cali no se puede pensar sin su ladera, que la dota de riqueza de subsuelos, agua y de su particular brisa, empujada desde el piedemonte de los farallones y la cordillera occidental. Pero también ha significado para la ciudad un espacio de poblamiento urbano, acaso diferencial, de aquel que se presentó desde que fue elegida capital del nuevo departamento de Valle del Cauca, en 1910.  La visión del ingeniero Francisco Javier Cisneros, al adquirir la legendaria hacienda de Isabel Pérez a inicios del año 1881, se erige como uno de los histos fundamentales que permite visibilizar los diversos procesos de modernización que vivió Cali a finales del siglo XIX y comienzos del XX.  Hito que generó un efecto bisagra al unir y complementar la historia de la zona de ladera y su relación con la historia del centro urbano de la ciudada de Cali.  Para la década de 1910 en la ladera sur occidental, a partir del desarrollo de la extracción y comercialización del carbón mineral, se dio la primera oleada de poblamiento que conformó los inicios del actual territorio conocido como Siloé, poblamiento masivo que continuió para el siglo XX con las tomas populares de tierras que dieron origen a los barrios Alberto LLeras Camargo (1957) y Brisas de Mayo (1981).

Encantos y peligros de la ciudad nocturna. Cali 1910-1930  (sept. 2015). Andrés Felipe Castañeda Morales.

Las actividades, escenarios y habitantes de la noche citadina no ha sido una preocupación central de la Historia. En Colombia no existe una investigación que se enfoque en el pasado de la nocturnidad urbana. Por lo tanto, este libro se interesa por descubrir las percepciones y experiencias que se tejieron alrededor de este momento del día en Cali entre 1910 y 1930, período de grandes transformaciones para la capital del Valle del Cauca. Las diversiones nocturnas (reuniones sociales, teatro y cine), así como los delitos (robos, hurtos, riñas y homicidio) y los placeres prohibidos (prostitución, alcohol, drogas, homosexualidad), conforman dos imágenes complementarias de la nueva noche caleña: la encantadora y la peligrosa.
Así pues, a partir de este momento, se invita al lector a dar un paseo por la Cali de inicios del siglo XX. Ha llegado el atardecer, por lo que el resplandor fulgante que acompañó la mañana y la tarde empieza a menguar para dar paso al velo que de un golpe cubre el cielo y la sombra que se despliega a sus anchas sobre el cuerpo de la ciudad. Se encienden las luces, se abren los teatros, afinan los músicos, se desatapan las botellas, se desvisten las damiselas, salen los ladrones, se apresuran los uniformados. Llegó la hora de la ciudad nocturna.


Al Oeste del Paraíso. La navidad de 1876 en Cali (jul. 2015). Margarita Rosa Pacheco González.

Es el relato de los sucesos que caracterizaron la historia de Cali, durante la etapa transcurricda entre 1865 y 1885, entre los que ocupa un lugar especial la denominada Toma de Cali, en la Navidad de 1876, y representa, a la vez, el esfuerzo por realizar un análisis de lo que había significado la adopción del liberalismo clásico en la localidad, en temas como la propiedad, la sociedad y la cultura.
Es también, la exposición de lo particular del transcurrir del decimonono en la ciudad y en la región: fue durante el período señalado que se divulgó la famosa y controvertida novela de literatura colombiana, e hispanoamericana, María, cuyo argumento -un trágico romance en una versión idílica de la sociedad vallecaucana- es la negación de lo que en la realidad sucedía, y había sucedido, en la ciudad y en su entorno, esto es, en el espacio ubicado al occidente de la, hoy nombrada, hacienda El Paraíso, en donde transcurre la trama de Jorge Isaacs, quien, enterado por su actuación política de las crueles luchas del momento, fue capaz de exaltar, en medio de tanto dolor, la belleza del paisaje vallecaucano, y de transmitirla a las futuras generaciones.


Tomás Cipriano de Mosquera. Análisis de su correspondencia como fuente historiográfica y mecanismo de poder. 1845-1878. (ene. 2015). Nancy Otero Buitrado

La correspondencia usualmente es concebida como el intercambio de cartas entre individuos que goza de una cierta regularidad y lógica por la forma en que se va construyendo, esto es, a través de redes de comunicación que obedecen a un contexto social determinado, teniendo en cuenta sus normas de conducta, su tiempo y espacio. Ella refleja la forma como un individuo se relaciona con el grupo de acuerdo al marco en el que se sitúa. También ayuda a forjar una identidad personal y social, a través de fórmulas de articulaciones formalmente elaboradas y codificadas. Además, permite dar testimonio del ayer, de las relaciones sociales pasadas, de sus hábitos, costumbres, asuntos particulares, negocios, visión política y los intereses diversos que quedan implícitos en la forma y estilo de cada carta. Es decir, la correspondencia, más allá de ser una forma de comunicación, es una cuestión simbólica que ayuda a comprender el entramado social constituido en una época determinada.
Con base en lo anterior, este libro tiene un doble propósito. Por un lado, interesa analizar este tipo de documentación como una fuente historiográfica, por la riqueza que ofrece como “fuente por sí misma” y por la escases de estudios que hay en nuestro país, en este campo de investigación. Por otro, se toma como referencia uno de los caudillos más reconocidos en la historia de Colombia del siglo XIX, el general Tomás Cipriano de Mosquera, que tenía una extensa red de corresponsales en todo el territorio nacional y en el extranjero, que utilizó de una manera consiente y audaz, como uno de los mecanismos claves para poder controlar el poder durante las elecciones y las guerras, o para mantenerse en él en su paso por la administración pública ocupando los principales cargos del Estado.


De cómo salvar el alma. Estudio de la religiosidad popular, devocional y testamental en Santiago de Cali. (may. 2014). Carolina Abadía Quintero.

Emergen en los campus universitarios nuevas generaciones de historiadores con novedosas miradas, incursionando en temáticas hasta ahora poco abordadas. La tradición historiográfica en el país ha desarrollado durante decenios historias de la Iglesia, se han estudiado las relaciones Iglesia y Estado, Iglesia y Economía, muchas veces con miradas apologéticas o simplemente descriptivas. Han sido poco los estudios que ahondan en el hecho religioso desde una óptica social y cultural, que miran transversalmente la sociedad, desde los rincones menos evidentes. Este es el caso del presente libro, resultado de una investigación de la maestra Carolina Abadía Quintero, quien desde un gran acervo documental muestra lo más recóndito de la religiosidad popular, para así acercarnos con mayor precisión a la mentalidad religiosa colonial en Santiago de Cali.
Antonio José Echeverry Pérez Ph. D.
Universidad del Valle, Departamento de Historia



La escritura del archivo. Recurso simbólico y poder práctico en el Nuevo Reindo de Granada (mar. 2014). Alfonso Rubio.

La imposición de códigos culturales uniformes permite organizar e intercambiar la materia de la cual está formada la cultura: informaciones que circulan entre individuos y que les permiten actuar. En un sistema de comunicación, la cultura queda expresada en el nivel de los contenidos y en el nivel de los sistemas convencionales movilizados para ordenar y tratar los campos de información, donde podemos situar al Archivo como instrumento que indisolublemente forma parte de un determinado modelo administrativo. Desde esta óptica, el texto atiende a tres elementos íntimamente ligados a la existencia del Archivo, la lengua, la escritura institucional y la ley, en relación al poder simbólico y práctico que representaban para la Monarquía hispana como medidas de control burocrático con claros fines políticos, económicos y sociales.


El Álbum de partituras de Susana Cifuentes de Salcedo (1883-1960). Ecos de la historia musical bugueña (feb. 2014). Maria Victoria Casas Figueroa.

En este libro se muestran varias de las tantas “tensiones sociales” que se crearon con la abolición del régimen y del Estado coloniales y la imposición del republicano, sobre todo la que se produce entre dominadores y dominados. Desde luego se estudian los factores de los conflictos, pero también las medidas que buscaron mitigar o solucionar las tensiones que los generaban y que le dieron al Estado la función de mediación cuando fue controlado por corrientes políticas que consideraron como su misión hacer cumplir las promesas libertarias del Estado Republicano. Desde esta perspectiva no se ve la tensión social como productora de resultados negativos, sino como la generadora de cambios sociales que permitieron la visibilidad de los actores sociales dominados y excluidos. Se aborda, entonces el problema de la armonía y el conflicto, tema candente y difícil de abordar con objetividad, para quienes nos hemos movido en la dicotomía de rechazar o aceptar la violencia como actitud social fundamental.

En algunos estudios de caso ocurridos en la municipalidad de Palmira, Colombia, del Siglo XIX, se muestra cómo, en muchas ocasiones, estos movimientos fueron coordinados con otros actores sociales que padecían presiones similares y que no redujeron sus metas a la disminución de los factores de perturbación sino a la conquista del poder político.


Entre la resistencia social y la acción política. De bandidos a políticos (feb. 2014). Alonso Valencia Llano.

En este libro se muestran varias de las tantas “tensiones sociales” que se crearon con la abolición del régimen y del Estado coloniales y la imposición del republicano, sobre todo la que se produce entre dominadores y dominados. Desde luego se estudian los factores de los conflictos, pero también las medidas que buscaron mitigar o solucionar las tensiones que los generaban y que le dieron al Estado la función de mediación cuando fue controlado por corrientes políticas que consideraron como su misión hacer cumplir las promesas libertarias del Estado Republicano. Desde esta perspectiva no se ve la tensión social como productora de resultados negativos, sino como la generadora de cambios sociales que permitieron la visibilidad de los actores sociales dominados y excluidos. Se aborda, entonces el problema de la armonía y el conflicto, tema candente y difícil de abordar con objetividad, para quienes nos hemos movido en la dicotomía de rechazar o aceptar la violencia como actitud social fundamental.

En algunos estudios de caso ocurridos en la municipalidad de Palmira, Colombia, del Siglo XIX, se muestra cómo, en muchas ocasiones, estos movimientos fueron coordinados con otros actores sociales que padecían presiones similares y que no redujeron sus metas a la disminución de los factores de perturbación sino a la conquista del poder político.


Discursos sobre "raza" y nación en Colombia, 1880-1930. (dic. 2013). Mauro Vega Bendezú.

En este libro se estudia la formación y el despliegue de discursos sobre la raza y la nación en Colombia entre 1880 y 1930. Durante este periodo, los discursos de alteridad adquirieron una relevancia política notable porque formaron parte de los proyectos de construcción de las hegemonías nacionales y regionales. Los grupos étnicos subalternos (indios y negros) fueron objeto de diferentes dispositivos de control social y de regímenes discursivos, a través de los cuales fueron objetivados, evaluados, reprimidos y despreciados. El racismo ocupó un lugar privilegiado en la construcción de un orden social jerarquizado y de una nación que obsesivamente pretendía ser blanca, moderna y civilizada. De este modo, la élite intelectual colombiana construyó un metarrelato histórico y un universo simbólico de la nación a partir de la negación radical del otro, y se imaginó un país sin indios y sin negros. Para lograr este objetivo se implementaron un conjunto de estrategias que iban desde la eliminación simbólica del otro (por ejemplo en los relatos de la nación y en las celebraciones públicas), hasta su asimilación cultural (vía la evangelización y la educación), y biológica (vía la eugenesia). La percepción de que las “razas inferiores” constituían la mayor amenaza interna fue compartida por el tejido social más amplio. El Estado, la Iglesia, los partidos políticos y las universidades contribuyeron en diferentes grados a la implementación de políticas que solucionaran la degeneración racial y moral del país.
Mediadores interculturales y nación. El caso de las comunidades subalternas del sur del valle geográfico del río Cauca. Colombia, 1850-1885. (dic. 2013). José Benito Grazón Montenegro.

"...el libro es un intento sumamente documentado -abrevando en numerosos archivos- [...] -fundamental para la emergencia progresiva de un estado-nación- de los intermediadores culturales: las élites no podían ejercer su poder sin ellos. Ellos fueron los que mediaron en las luchas facciosas y en la construcción de un estado nacional homogeneizado y homogeneizante: no sólo de forma informal, sino también formalmente en las constituciones nacionales. Ellos no sólo permitieron el juego exitoso de las elites, sino también canalizaron reclamos de los sectores subalternos que tuvieron que ser incluidos como actores en el ámbito nacional, aunque subordinados a los sectores homogeneizantes.”
Jaime Peire
(Director del Instituto de Estudios Históricos, Universidad Tresde Febrero, Buenos Aires - Argentina)


Ensayos de Historia Cultural y Política. Colombia siglos XIX y XX. (sept. 2013). Maira Beltrán y Gilberto Loaiza Cano (edtrs.)

El título que hemos escogido para este conjunto de ensayos alude a lo que ha sido la preocupación central guiada por el grupo de investigación Nación-Cultura-Memoria; hemos detectado y nutrido una convergencia entre lo cultural y lo político. De un lado, la denominada nueva historia cultural nos ha ofrecido un panorama muy amplio de preocupaciones, ha ensanchado el paisaje de afinidades con otros sectores especializados de la investigación histórica; quizás la amalgama más fecunda ha sido aquella en que historia cultural, historia intelectual e historia política se han imbricado.

En varios de estos ensayos hay una reunión o conversación de esas tres tendencias que, en últimas, corresponden a una misma sensibilidad epistemológica, si es válido hablar de ese modo. Una sensibilidad que ha incorporado lo vivido cotidianamente, lo imaginado, lo representado, lo dicho como elementos dignos de reconstitución histórica; y no sólo se ha tratado de atrapar temas soslayados, sino además de pensar y discutir las formas apropiadas de relatar esos universos postergados por la reflexión histórica.


Actualización: 24 de octubre de 2016
 
Mayor información

Departamento de Historia
departamento.historia@correounivalle.edu.co
Edificio 386, espacio 1003.
Ciudad Universitaria- Meléndez
Teléfono +57 2 3334924. Fax 3334924
Universidad del Valle.
Cali, Colombia
©2008